Saltar al contenido

Ejemplos de carta a un esposo indiferente

carta a un esposo distante

¿Te sientes triste y decepcionada por el comportamiento de tu esposo? Factores como la convivencia, las circunstancias, la rutina, los problemas, el estrés o el cansancio pueden ocasionar esta situación. Pero si tu quieres salvar tu matrimonio y expresarle a tu esposo lo que sientes desde el corazón, nosotros te ayudaremos. Por ello hemos escrito cuatro ejemplos de carta a tu esposo indiferente para que encuentres la solución.

Carta de amor a mi esposo indiferente

Mi amor, me gustaría que reflexionaras sobre los que está pasando. Y es que de un tiempo para acá veo nuestra relación muy inestable, las discusiones han aumentado, ya no me sonríes como antes, no me preguntas como me siento…

Estoy segura que aún queda mucho amor y que cale la pena sentarnos a dialogar sobre todo lo que está pasando; pues tu indiferencia me duele y me lastima demasiado, pero creo que merece la pena hacer el esfuerzo, porque te sigo queriendo.

¿Qué es lo que te molesta? ¿ por qué me valoras tan poco mostrando esa indiferencia? Podemos intentar descubrir si es un motivo concreto el que está envenenando nuestra relación o se trata de un desgaste del amor producido por el tiempo, el cansancio y la rutina.

Realmente quieres continuar conmigo? Tal vez sea esta la pregunta más difícil que te he hecho, pero también es la pregunta fundamental. Si la respuesta es afirmativa, sé que podemos volver a encontrar las ilusiones compartidas, el amor profundo, volver a hacer planes divertidos y volver a sorprendernos por las cosas más pequeñas como antes.

Te amo con el alma…

Carta  a un esposo distante y frío

Esposo amado,

Por favor, comprende que te amo, mientras escribo esto siento alivio y tristeza. Alivio de que puedo expresar lo que he guardado dentro y tristeza porque sé que ver esto te hará daño. Quiero que las cosas mejoren, quiero ser tu esposa y tu amiga y quiero sentir que soy tan importante ahora como lo fui antes. Y eso es lo que sucedió, ahí está tu vida y la mía, pero no «nuestra vida», compartimos una casa y un hijo.

Me he estado sintiendo así durante mucho tiempo y al principio seguía pensando que era el estrés en tu trabajo, o haber tenido y criar a un niño o una vida ocupada en general, pero el hecho es que no es nada de lo anterior. Te has cerrado emocionalmente, te dedicas a hacer tus cosas y no me incluyes a mi ni a nuestro hijo, duele cuando no asistes a las reuniones conmigo ni muestras ningún interés en mis pasatiempos, duele cuando nunca planeas nada solo conmigo, es como si fuéramos la última opción.

Quiero tener lo que teníamos antes y no sé cómo recuperarlo: nuestra vida sexual es casi inexistente, ya no me miras, no me sonríes como antes. Hemos hablado muchas veces sobre lo que parecen ser las mismas cosas y mejora por un tiempo y luego vuelve a ser como solía ser.

Carta de amor para pedir atención

Querido esposo,

Últimamente me he preguntado cómo llegamos al lugar donde estamos, ¿qué pasó entre nosotros?
Me siento tan confundida, tan dolida, menospreciada, triste, deprimida y estresada, y es muy difícil sobrevivir todos los días.
A veces me pregunto si fue amor desde el principio. Es realmente triste todos los días el no poder hablar contigo porque no puedes o porque no quieres. Es muy difícil vivir con alguien que ya no me presta atención. Desearía que sintieras amor verdadero por mi, que me ames y me aceptes por lo que soy; pues no quiero tener un matrimonio roto, no quiero ser una mujer triste y desilusionada, quiero que permanezcamos unidos, quiero que nuestra familia trabaje para estar unida, pero todo parece tan distante ahora que parece imposible.
Lamento que ya no me muestres amor y espero que recapacites porque yo te amo como desde el primer día.

Carta a mi esposo que no me valora

Amado esposo

El conocerte ha sido el acontecimiento más hermoso que me ha podido pasar, cuando nos casamos me sentí en un cuento de hadas, el cual veo derrumbado de un tiempo para acá.

He estado dedicada al cuidado de los niños y de la casa; pero eso parece no importante: No valoras mi esfuerzo por prepararte la comida, por hacerte sentir bien, ni mucho menos el amor que deseo darte a diario pero que tu ignoras. Cada que llegas de trabajar quiero acariciarte o simplemente hacerte un masaje y sólo te enojas o dices que estás cansado, gritas sin justa causa, me haces sentir triste y que no valgo nada para ti.

A través de estas palabras, solo quiero que sepas que te amo con el alma, pero que si sientes que no me quieres ni me valoras como antes, prefiero que me lo digas, así evitamos hacernos daño a nosotros mismos y a nuestro hijo.